De los errores también se aprende

2 marzo, 2018
De los errores también se aprende

Normalmente leemos artículos relacionados con el triunfo de los negocios y es lógico, ya que nadie quiere fracasar con su empresa. Sin embargo, hay un elemento del aprendizaje que no se enseña con suficiente profundidad, y es ni más ni menos que el aprendizaje de los errores.

Desde que somos pequeños nos meten en la cabeza que el error es algo que debemos evitar. Esto genera muchos problemas psicológicos y emocionales en las personas que en edades tempranas hacen que se metan en el subconsciente, lo que implica arrastrarlos a lo largo de nuestra vida.

Existe muchos libros que hablan de esto, y últimamente muchos profesionales de la enseñanza abogan por no penalizar los errores en los exámenes, ya que este método de aprendizaje es bastante anticuado. En Finlandia, uno de los países con mejor educación del mundo, los exámenes no empiezan hasta que la edad de los estudiantes es ya avanzada.

Lo que se debe intentar es mostrar que el error no es algo malo, sino un elemento más de aprendizaje. Los errores dan mucha experiencia, que es lo que las empresas buscan en un trabajador. Y esto se ve en algunas entrevistas laborales dónde a los candidatos a puestos de alta dirección se le pregunta sobre los mayores errores y las lecciones aprendidas debido a estos.

Por tanto, el punto al que queremos llegar es que no sólo tenemos que ver qué acciones hay que tomar para triunfar, sino que también hay que saber qué errores son los más comunes y cómo podemos evitarlos, ya es otro punto donde entra la habilidad de liderazgo de cada persona, que es la que ayuda a avanzar soluciones específicas para cada solución.

En el artículo de hoy nos vamos a centrar en un sector específico, el sector hotelero. Este es un sector complejo en el que alinear todos los elementos para que todo funcione adecuadamente no es algo fácil debido a que se necesita (además del liderazgo mencionado) una estructura y fondos que permitan llevar a cabo cambios.

Además, este es un sector dónde es muy fácil desviarse del rumbo de los beneficios, ya que mucha gente empieza viviendo en el hotel y esto supone dejar de ingresar. También es fácil que algunos trabajadores no hagan su trabajo correctamente, lo que repercute en la calidad de los servicios, y muchas veces los clientes no vuelven y no dicen la causa. Esto hace realmente difícil detectar los problemas y llevar a cabo acciones para reparar estos problemas.

En el artículo de hoy vamos a hablar de cuáles son errores más comunes en el sector hotelero, y aunque sean conocidos en este sector pueden aplicarse a otros sectores similares o diferentes. Al fin y al cabo la raíz de un error puede ser un punto común en varios sectores, y normalmente proviene de la dirección.

Errores comunes del sector hotelero

En primer lugar, vamos a hablar de las insuficiencias en la selección de personal. Ya sea a nivel operativo básico, intermedio, ¡o a nivel dirección del hotel las metodologías de identificación y elección del perfil requerido pueden no ser las correctas. Qué persona y con qué capacidades y fortalezas hacen falta para el puesto en cuestión, todo ello es generalmente una decisión y un proceso que conlleva juicio y acierto.

En segundo lugar, destaca la falta de formación y capacitación puntual (training). Es correcto: miles de currículos están disponibles hoy en día y globalmente para las empresas hoteleras y para prácticamente cualquier posición profesionalPero, ¿sustituye o alivia tal disposición y “aparente abundancia” a la necesidad de una adecuada preparación y entrenamiento del trabajador? (acorde a las tareas concretas y a los objetivos y características específicas del puesto en la unidad alojativa en cuestión). Porque, desgraciadamente, esa potencial carencia en muchos hoteles actuales no sólo merma posibles oportunidades de mejora para la operación, sino que además es muy probable que reduzca las expectativas y la consistencia del nuevo miembro del equipo, así como su posterior productividad laboral.

Por último, las carestías en el enfoque elemental del servicio a clientes. Olvidar y/o subestimar lo que un hotel significa en su esencia; menoscabar el espíritu de la hospitalidad y la orientación hacia las necesidades de un huésped alojado, por encima de cualquier otra consigna. Y no solo asimilando la teoría sino también, y sobre todo!, en la práctica diaria como prioridad operativa y motivación básica de la plantilla del hotel en su conjunto. Todo ello puede sin duda – cualquier opción de rentabilidad presente o futura del establecimiento.

El enfoque entorno al cliente es algo fundamental y hoteles como Boria Barcelona se esfuerzan para conseguir que el cliente sea la pieza angular sobre la que gira su negocio. Este hotel está ubicado en un pequeño palacio del Siglo XVIII en el que podemos encontrar habitaciones espaciosas y apartamentos vacacionales tipo Loft totalmente reformados y con gran personalidad en el barrio del Born.