Una apuesta por la calidad

10 febrero, 2017
Una apuesta por la calidad

La calidad hay que pagarla, eso está claro. Por eso las grandes empresas que apuestan por ella salen casi siempre ganando. Un ejemplo de apuesta por calidad la tenemos en los Hoteles Mercer, una empresa nacida en Barcelona pero que está ampliando rápidamente sus horizontes. En esta vida de las redes sociales, del marketing y del 3D sigo pensando que la mejor manera de publicitarse es el boca a boca. Ese dicho de un cliente encantado traerá a otro, es una de mis máximas.

Esta empresa tiene muy claro donde tiene que invertir y por qué. Así siempre se caracteriza por situar sus hoteles en centros históricos y edificios de interés cultural, patrimonial y artístico.
De esta manera, Mercer ya ha puesto sus ojos en Sevilla. No es de extrañar que esté presente en las dos ciudades con mayor número de turismo de calidad de España. Así el nuevo Mercer Sevilla está ubicado en pleno centro histórico de la ciudad, en el Barrio del Arenal, en la orilla derecha del Guadalquivir, una zona de gran actividad cultural y epicentro de los amantes de la tauromaquia, el teatro y la música clásica ya que se encuentra muy próximo a la Plaza de Toros y el Teatro de la Maestranza, así como a cinco minutos andando de la Catedral, la Torre del Oro y la Plaza Nueva. En definitiva, clientes de calidad a los que les gusta el lujo.

Palacete burgués

Y los clientes que pisen el hotel van a quedar encantados ya que se enmarca en un palacete burgués de 1880, la Casa Palacio Castelar, del que se ha conservado la estructura original en torno a un patio central típicamente andaluz, la fachada clásica y la escalinata interior de mármol. El hotel se estructura en torno a un patio con suelos de mármol y cubierto por una cúpula (denominada “montera”) que baña el espacio de luz natural.

En torno a él están los arcos y techos altos de la planta noble de la Casa Palacio Castelar. Y en él se ha colocado una fuente, un elemento decorativo tradicional en la cultura mudéjar, como contrapunto los muebles de lujo. En definitiva el edifico es pura luminosidad y equilibro y está diseñado “para sorprender”.

Gastronomia de calidad

Si hablamos de lujo y de calidad siempre aparece la palabra gastronomía. Por eso esta empresa cuida mucho este servicio. Tiene un exclusivo restaurante para 20 comensales de moderno diseño enfocado a una propuesta local con dosis de creatividad. También destaca el Mercer Cocktail Bar Sevilla, un espacio que está dirigido por Diego Cabrera.
Y para rizar el rizo hay una terraza con piscina, solárium y servicio de Roof Bar en la azotea con vistas a los tejados del Arenal, uno de los barrios más bonitos y con más solera de Sevilla. Sin duda, la mejor manera de poder ver esta bella ciudad con las mejores vistas.
Como puedes comprobar, al final la calidad se paga, y empresas como Merce demuestran que merece la pena hacer un esfuerzo en el turismo de calidad.