Las empresas, un apoyo para las instituciones educativas

8 noviembre, 2019
Las empresas, un apoyo para las instituciones educativas

La sociedad, tradicionalmente, ha presentado una serie de necesidades que, según el momento histórico en el que nos encontremos, han sido mejor o peor cubiertas. La verdad es que este tipo de necesidades suele ser de lo más variopintas y la cobertura de este tipo de asuntos es algo que depende en la mayoría de ocasiones de la capacidad económica de la que dispongamos en ese momento. La verdad es que a nadie le cabe la menor duda de que unas son prioritarios y que otras deben satisfacerse si las que son prioritarias ya lo han sido previamente.

En los párrafos que siguen os vamos a hablar de un asunto que forma parte de ese conjunto de necesidades prioritarias de las que venimos comentando: se trata de la educación, un asunto que ha sido triste protagonista en los últimos tiempos a causa de que ha sufrido una cantidad de recortes bastante importante durante los años en los que se ha mantenido vigente la crisis económica. Y es que este sector es uno de los más importantes (o así debería serlo) de nuestra economía. Gracias a él, se genera la sociedad del futuro. La sociedad que pretendemos construir.

La verdad es que es un sector en el que se ha venido desarrollando un importante tejido empresarial en los últimos años. Hay que tener en cuenta que la educación pública en España no ha sido capaz de dar respuesta a todas las necesidades que se le han ido planteando con el paso de los años. Por eso también ha tenido cierta importancia la contribución a la causa que ha podido hacer cualquier tipo de empresa que tenga relación con la educación. Y es que, sin el sector privado, el desarrollo intelectual de buena parte de nuestros jóvenes no sería el mismo que lo es ahora.

Teniendo en cuenta que, en el año 2007 y según una noticia que fue publicada en el portal web Universia, eran más de 1’2 millones de personas las que estaban matriculadas en alguna universidad española, es lógico que en aquel momento estuvieran apareciendo numerosas empresas dedicadas a prestar servicios complementarios a la formación que prestan las universidades en España. Esto es exactamente lo que pasó en el interior de nuestras fronteras. Se desarrolló un sector potente relacionado con la educación que comenzó a ser rentable más pronto que tarde.

Hemos querido rescatar un artículo que fue publicado en la página web Statista en relación a la facturación en lo que tiene que ver con la producción de libros según en nivel educativo. Por ejemplo, en primaria, la facturación a este respecto es de 336 millones de euros, por los 175 de la Educación Secundaria Obligatoria y los 117 de la educación infantil. La verdad es que esta es una de las pruebas concretas que tenemos de lo que os hemos venido comentando en los párrafos anteriores. Y es que, con esas cifras, nos parece lógico que haya muchas empresas que deseen introducirse en un sector que parece de los más rentables a día de hoy.

Nos encontramos en un momento en el que todo lo que tiene que ver con educación es rentable. En primera instancia porque nunca hemos tenido tantos universitarios como los que tenemos ahora. Por ejemplo, desde el Centro Universitario San Bernardo, una entidad dedicada a formar a personas mayores de 25 años para acceder a la universidad, nos han comentado que ha crecido de una manera exponencial el número de personas que, en aras de acceder a los estudios de grado, han contactado con la entidad para conseguir un determinado refuerzo. Esta cuestión, desde luego, es básica para hacer que el sector continúe siendo rentable en los tiempos que corren.

Una labor que, además, genera un beneficio para la sociedad 

Hay una cosa que diferencia a este sector del resto: la rentabilidad de este sector es uno de los objetivos del mismo, eso no se puede negar, pero no cabe la menor duda de que lo principal es generar un beneficio directo para la sociedad, algo que otro tipo de actividades no tiene tan en cuenta pero que es tan importante para hacer que, el espacio en el que vivimos, podamos tener una preparación mucho mejor para construir un país más potente y con más garantías de éxito ante cualquier tipo de proyecto que estemos pensando en llevar a cabo.

Estamos convencidos de que la vida de las empresas que tienen que ver con la educación en España va a ser muy larga, muy productiva y muy rentable. Es algo de lo que tenemos que estar muy orgullosos en nuestro país, porque son cada día más las entidades que ponen su granito de arena a la hora de apoyar a las personas que desean formarse en una o en otra materia. De la prosperidad de estas empresas depende, en buena medida, la de muchas de las personas que buscan un futuro algo mejor.