Las empresas de nuestro país totalmente adaptadas al nuevo registro jornada laboral

19 julio, 2021
Las empresas de nuestro país totalmente adaptadas al nuevo registro jornada laboral

Si alguien defiende que no hacía falta mantener un control en lo que a la jornada laboral de los empleados se refiere, no tiene ninguna razón para argumentarlo. Hasta hace no demasiado tiempo, era vergonzoso conocer cómo había mucha gente que tenía la obligación de hacer horas extra sin que fueran remuneradas. Porque a nadie le importa tener que quedarse diez minutos más en el trabajo si es necesario, pero hacerlo todos los días nos fastidia y mucho. Y, desde luego, no nos extraña en absoluto que así sea. Es algo que tenía que cambiar más antes que después.

El fichaje es una de las medidas en materia laboral más importante de los últimos tiempos, pero todavía está sujeto a muchas trampas, porque se sigue permitiendo fichar en un papel, algo que no pone ningún límite a las tropelías que se puedan llegar a cometer. Apostar por los medios electrónicos y tecnológicos de última generación es la mejor manera de hacer posible que se haga justicia y que todo el mundo trabaje el tiempo que tiene estipulado en su contrato, computándose como horas extra si hace horas de más. Es de justicia que así sea, ¿no os parece?

La página web de RTVE se hacía eco de la entrada en vigor de esta medida, algo que se produjo el domingo 12 de mayo de 2019. La noticia dejaba claro que el registro era obligatorio y que todas las empresas iban a tener que poner todos los medios que estuvieran aceptados para controlar el horario de sus empleados. Ni que decir tiene que la Administración se ha tomado en serio el asunto y que hay un sistema de multas para todas aquellas entidades que no estén haciendo uso de este registro horario.

El portal web de El Comercio también informaba, a través de la noticia que os enlazamos a continuación, de la entrada en vigor de la norma, indicando que las autoridades habían otorgado a las empresas un margen de tiempo para que consiguieran todos los sistemas tecnológicos requeridos para esta función. Después de ese tiempo, las inspecciones de trabajo se pondrían manos a la obra para detectar posibles faltas en este sentido. Visto con la perspectiva del par de años que han pasado desde la instauración de la medida, podemos decir que sí, que ha habido mucha gente que no ha tenido demasiado en cuenta las obligaciones marcadas por esta medida.

Por lo general, las empresas españolas se han adaptado a la perfección a la obligatoriedad de ese registro horario que empezó a ser obligatorio en mayo de 2019. La inmensa mayoría no esperó demasiado a instaurar sistemas electrónicos, mucho más efectivos y justos que los simples apuntes en un papel. Y esto hizo que las empresas especializadas en estos sistemas obtuviera una rentabilidad bastante interesante. Según nos cuentan desde Registre Jornada Laboral, el volumen de pedidos recibidos desde mayo de 2019 a otoño de ese mismo año se multiplicó por tres.

Una necesidad que viene de lejos

Son muchas las personas que llevaban reclamando un control horario desde hace ya bastantes años en España. Muchos de los países del continente que forman parte de la Unión Europea ya disponían de ello desde hace años y no cabe la menor duda de que era algo lógico que, tarde o temprano, terminara llegando ese asunto a la legalidad española. Ni que decir tiene que esto ha supuesto un salto de calidad en lo que respecta a la calidad del trabajo en el interior de nuestras fronteras y que ahora hay algo más de justicia en el mercado laboral de nuestro país.

Estamos seguros de que, además, el Gobierno va a terminar exigiendo que se acabe con el fichaje en papel para que todo se realice a través de un sistema tecnológico que no dé lugar a ningún tipo de trampa, algo que sigue sucediendo en nuestro país y con lo que hay que terminar de una manera fulminante y a la mayor brevedad posible. Por eso, bien hacen las empresas españolas en ir adaptándose a lo que va a ser una necesidad futura para cumplir con la legislación.

Es justo darle a cada cual lo que le corresponde en lo que respecta al ámbito laboral. Es conveniente tener a los empleados y empleadas contentos y contentas, y una manera de conseguirlo es que sepan que las horas que están trabajando se van a computar como tal. Si hay un exceso, o bien se cobra o bien libera futuras horas trabajadas. La motivación, de este modo, crece y permite a todo el mundo ser más productivo durante toda su jornada laboral. ¿Y no es eso lo que buscan todos y cada uno de los emprendedores españoles?