Cómo montar una farmacia

12 septiembre, 2018
Cómo montar una farmacia

Si has pensado en posibles vías de negocio, una farmacia puede ser una buena idea. Como en todo negocio que se precie, debes tener en cuenta una serie de puntos. Vamos a hablar sobre ellos:

Todos vamos a necesitar medicamentos en algún momento.  En tiempos como los que vivimos, donde nunca se sabe cuando va a acabar o empezar una crisis, las farmacias son unos negocios estables por la gran demanda de medicamentos.

Si se quiere montar una farmacia, deberemos conseguir la pertinente autorización de instalación, la cual conceden por lo general el departamento con competencia de cada Comunidad Autónoma o las Consejerías de Sanidad.

Existen concursos donde se puede optar a nueva apertura y que se convocan por las administraciones de las comunidades autónomas.

¿En dónde podemos ponerla?

Las farmacias está claro que deben cubrir la totalidad de las zonas de la ciudad o población a la que presten servicio. En cada zona deberá haber una farmacia por un número cercano a los 3000 , concretamente 28000 habitantes. Se puede llegar a añadir una farmacia adicional en caso de que se sobrepase la proporción. Algo importante que conviene saber es que la distancia mínima que tiene que haber entre farmacias no debe ser menos a 250 metros. s

¿Qué requisitos hay?

Existe una normativa sobre la apertura de las farmacias que son competencia de cada Comunidad Autónoma.

  • Tener el título académico que corresponda con el debido sello del Colegio.
  • La cédula de colegiación del titular
  • La licencia sanitaria que hace posible el funcionamiento para la venta de medicamentos
  • El registro de patente de la industria
  • La escritura de compraventa del local o contrato de arrendamiento
  • Escritura de compraventa del local o contrato de arrendamiento
  • Plano del local donde venga la memoria de distribución del local y plano situación
  • La declaración de contar con los productos químicos, aparatos y utensilios ordenados por la Farmacopea Española IX edición y los medicamentos de urgencia que exige la Orden de 5 de mayo de 1965.

Una opción bastante más sencilla

Al igual que demás negocios, la forma más sencilla y veloz para poder abrir una farmacia adquirir una licencia o heredarla. Este es el motivo por el que las farmacias suelen ser negocios bastante familiares, donde hay muchos ejemplos de familias que han sido llevadas por varias generaciones de profesionales de la farmacia.

Las farmacias se modernizan

En este sentido conviene por seguir las enseñanzas de las farmacias exitosas que son las que mezclan modernidad y tradición. En Castellón, la farmacia San Felix ha sabido irse adaptando, pues además de ser especialistas en fórmulas magistrales, también han ampliado sus ámbitos de actuación a la dermoestética nutrición, análisis genético, ortopedia y muchas cosas más.

Adquirir una farmacia que ya exista

Esta es una buena manera de comenzar en el negocio de farmacia. Vas a heredar una base de clientes que son fieles a tu farmacia, tu buen saber será el culpable de que puedas mantenerlos. Estamos ante la opción más utilizada, puesto que muchos farmacéuticos están próximos a jubilarse y menos reacios a poder vender su farmacia.

Comprar una franquicia

En este caso la compañía con la que haces el contrato, es la que te va a asistir a la hora de armar y establecer el negocio.

Puede ayudarte con todo, desde conseguir una ubicación hasta establecer cuentas con mayoristas de drogas. Ser un franquiciado es lo mejor de ambos mundos. Tienes un nombre de marca establecido que te brinda asesoría y apoyo a tu negocio pero puedes operar como un negocio independiente.

Abrir tu farmacia desde el principio

Es una opción más compleja a la hora de abrir tu farmacia, pero también si que puede ser con la que obtengas más beneficios. Lo mejor es contactar con asesores para saber que precisas para la apertura de una farmacia en tu ciudad o pueblo elegidos.

Como has podido ver, montar una farmacia tiene muchas ventajas, pero hay que tener muy claras las ideas para no fallar. Una vez se consigue establecer el negocio, las posibilidades de éxito son bastante grandes, por lo que podrás beneficiarte de un negocio que como decimos, no suele padecer tanto los periodos de crisis.

Ahora te toca a ti decidirte y elegir qué sistema es el que te parece más adecuado