Cómo preparar nuestra Empresa para su Expansión Internacional

26 febrero, 2017
Cómo preparar nuestra Empresa para su Expansión Internacional

Muchas empresas, especialmente PYMES, se han lanzado al comercio internacional. De hecho, estamos asistiendo a este fenómeno, cada vez con más frecuencia gracias a las Nuevas Tecnologías.

Las posibilidades de abrirse a otros mercados, gracias al e-commerce, convierten la internacionalización en una opción muy interesante.

Si bien, son muchas las cosas que deben de tenerse en cuenta a la hora de cambiar el proceso interno y la estrategia empresarial para adaptarla al entorno digital y global.

Por ello, conviene tener presente una serie de elementos para no tomar decisiones de forma precipitada y conseguir sacar el máximo partido de ese proceso de expansión internacional.

Algunas Claves para sacar el máximo Partido de la Internacionalización para empresas

Siempre me ha interesado cómo hacen las cosas en otros países, y cómo ciertas ideas pueden desarrollarse mejor en unos lugares más que en otros.

Si bien, la expansión internacional suele ser siempre una buena opción debemos de ser cuidadosos a la hora de plantear nuestra estrategia.

Es esencial diagnosticar la situación interna, ya que son muchas las empresas que tienen éxito a nivel nacional debido a las ventajas competitivas reconocidas solo en su mercado, pero esto no les garantiza su éxito internacional.

Por ello, es importante realizar un diagnóstico exhaustivo y tener muy claras las fortalezas y debilidades de nuestro proyecto.

Con la crisis, está claro que esta opción es más que interesante. Conozco muchos casos de empresas que empiezan a abrirse a mercados en Francia y Latinoamérica, dándoles muy buenos resultados el hecho de apostar en otros mercados.

Para ello, sin ir más lejos, se encuentra el éxito de los proyectos financiados por Cofides, una empresa española de Financiación del Desarrollo  que forma parte del apoyo en la gestión del Fondo para la Promoción del Desarrollo (FONPRODE) en operaciones de financiación reembolsable, creada, para facilitar la financiación, a medio y largo plazo, en proyectos privados viables de inversión en el exterior en los que existe interés español.

Las buenas ideas suelen ir más allá de nuestras fronteras, eso es así, pero está claro que siempre debemos valorar y conocer muy bien las características de nuestro proyecto para que la expansión se todo un éxito.

Participar en Ferias Internacionales, desarrollar estrategias con una excelente localización del producto, ya que, una cosa es la traducción de una determinada web para darle salida al extranjero. No obstante, una buena traducción no servirá de nada sin un trabajo concienzudo de localización.

La localización consiste en adaptar un producto nacional al mercado extranjero, al entender muy bien la cultura y costumbres de estos nuevos clientes.

Por ello, el conocimiento intensivo del mercado al que queremos abrirnos es una de las claves fundamentales. Elegir el mercado adecuado para iniciar la actividad internacional implica un amplio análisis externo, empezando por una elaborada lista de mercados objetivos.

Una vez que hemos identificado estos mercados potenciales debemos realizar un análisis completo de cada país candidato, tanto a nivel de su macro-entorno como en su micro-entorno para identificar así dónde se encuentran las oportunidades de negocio.

Priorizando las oportunidades de dichos mercados, ordenando dichos países en función del potencial actual y futuro y, por último, seleccionando el mercado objetivo donde la empresa está segura de poder conseguir un potencial de crecimiento.

Otro de los aspectos claves en el éxito internacional es la capacidad de innovar y adaptarse a lo largo del proceso. Invertir en I + D de forma continua y tratar de aprovechar nuestros conocimientos del mercado nacional para innovar en nuestros productos, o bien en los procesos de fabricación puede suponer interesantes ventajas competitivas.

No podemos olvidarnos tampoco de la importancia de establecer buenos acuerdos con los mejores distribuidores. Y es que, entrar en un mercado extranjero es un proceso largo y difícil, así que es importante buscar maneras para facilitarlo.

Alcanzar acuerdos para llegar a ser los proveedores preferentes puede ser una manera de hacerlo.

En cualquier caso, es importante estudiar muy bien cada caso particular para conseguir sacar el máximo partido a abrir nuestros productos al extranjero. Si lo hacemos, con las facilidades que nos brindan las Nuevas Tecnologías podemos llegar a alcanzar un gran éxito de internacionalización.