Las empresas y la protección de datos

19 febrero, 2020
Las empresas y la protección de datos

Hace años era algo impensable, pero ahora mismo todos estamos expuestos a la ley de protección de datos. Seguramente que ya lo hayas escuchado. O quizás te ha pasado en primera persona cuando has ido a pedir una información y te han dicho “no te lo puedo dar por la ley de protección de datos”. O también habrás tenido que firmar un montón de papeles (banco, gimnasio, colegio) por culpa de esta famosa ley. Vamos a hacer un poco de memoria y recordar en qué consiste.

La Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD), es una ley orgánica española que tenía por objeto garantizar y proteger, en lo que concierne al tratamiento de los datos personales, las libertades públicas y también los derechos fundamentales de las personas físicas, y especialmente de su honor, intimidad ,privacidad personal y familiar. Aunque fue aprobada por las Cortes Generales el 13 de diciembre de 1999, ha sido con su derogación el 6 de diciembre de 2018, de la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, cuando adapta la legislación española al Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea.

Así, el 25 de mayo de 2018 entró en vigor la RGPD, una nueva normativa de Protección de Datos a nivel Unión Europea y de obligatoria implantación, que derogó parte de la Ley orgánica de Protección de Datos (LOPD) y el Reglamento de desarrollo de la misma (RD 1720/2007).

Beneficios

Flexibilidad total: la nueva LOPD tiene una amplia flexibilidad, tanto para los ciudadanos como para los empresarios, para que traten los datos según les parezca y beneficie. En un sentido u otro. Y por supuesto también, a la hora de hacer cumplimiento de la ley.

Claridad en las sanciones: por primera vez en la historia, desde que existe esta Ley de Protección de Datos, hay un baremo equiparable en las sanciones. Así, se elimina la ambigüedad existente anteriormente. Este nivel de sanción se mide por el valor anual económico de cada compañía.

El consentimiento como principal razón de actuación: se elimina con esto la posibilidad de aceptar como consentimiento la no respuesta del usuario para evitar el uso indiscriminado de los datos de los ciudadanos y usuarios. Por encima de todo, a la hora de usar los datos de alguien se tiene que tener el consentimiento explícito de dicha persona.

Su relación con las empresas

Sin embargo, cumplir con la legalidad vigente no debe ser un lastre ni un coste para que las pequeñas empresas maximicen su eficiencia y competitividad. Debe ser una oportunidad de destacar en un mercado depredador que reserva las recompensas solamente a las compañías más informadas y preparadas, así lo explican desde Dposa, una consultoría de las organizaciones y empresa de protección de datos en Madrid.

De esta forma, una empresa de estas características puede ayudarte a alcanzar la solución que busca y resolver el problema que le preocupa, el que hemos detectado y no sabía que tenía, y lo que en definitiva le impedía alcanzar una eficiencia total en su organización. Lo hará dotanto a las PYMES de nuestro entorno empresarial  del know-how, tácticas y estrategias de negocio de multinacionales, para maximizar su eficiencia económica y valor social. Lo que hacen es bajar a la tierra los procedimientos testados en las organizaciones más rentables del planeta, para implementarlos en su negocio.

Estos son algunos aspectos del día a día donde puedes ver la influencia de esta ley de protección de datos. Por ejemplo en el uso de dispositivos de video vigilancia y de grabación de sonidos en el puesto de trabajo es otra de las garantías de la Ley. De la misma manera que se debe informar a los empleados de la utilización de sistemas de geolocalización en el trabajo. Relacionado con el trabajo está el derecho a la desconexión digital de los empleados fuera de horario laboral. Esta nueva regulación se crea para garantizar el respeto de tiempo de descanso e intimidad personal y familiar.

La LOPD establace en 14 años la edad válida para dar el consentimiento de la utilización de datos de manera autónoma. Además, los jóvenes van a recibir en los colegios una educación específica sobre el uso seguro y correcto de internet, por lo que los profesores deberán haber recibido previamente una formación adecuada en este ámbito.

Otra novedad de la LOPD es la que va ligada a la regulación de los famosos “ficheros morosos”, que se reducen de 6 a 5 y exige una cantidad mínima de 50 euros para incorporar las deudas a esos sistemas. La antigua Ley no contaba con una cantidad mínima.

¿Qué te parece la nueva ley? ¿Crees que nos ayudará o perjudicará?