La tecnología en el sector del vino

14 mayo, 2019
La tecnología en el sector del vino

El sector del vino proviene de tiempos inmemoriales y si se ve desde fuera podemos pensar que la tecnología no ha hecho mella en el sector. Nada más lejos de la realidad, pues los movimientos son continuos. Muchas son las empresas que apuestan por la tecnología y como testimonia Boada Tecnología, es la mejor manera de competir en un sector que es muy competido y donde estar a la última es sacar una ventaja que permite estar en los primeros puestos y ser referencia como ellos dicen.

A nivel general, innovar en el sector es algo básico, pues de ello se benefician las empresas y como no, el consumidor. Hablamos de por ejemplo la soluciones que los antes mencionados Boada Tecnología, implementan en los etiquetados manuales, automáticos y semiautomáticos, donde incluso tienen pantallas táctiles.

El sector del vino se puede adaptar a muchas tecnologías. Hay muchas enfermedades que están relacionadas con la vida y cada vez hay más tecnologías a la hora de prevenir estos desastres, especialmente adelantándose a ellos. Las bodegas ven lo importante que es todo esto y las grandes ventajas que nos aporta la tecnología a la gestión y a la propia productividad.

La tecnología al servicio del vino

En este sentido, los drones han pasado a ser uno de los trabajadores que más gustan a ls bodegas. Existen empresas que se dedican a desarrollar tecnología de drones para un sector que está de lo más interesado en tenerlos como es el vitivinócola. Lo que hacen las empresas de drones es analizar e interpretar las imágenes en los dispositivos y proceder a relacionar la información con variables como puede ser la producción o la biomasa.

Igualmente se ofrecen a los clientes la información detallada de los mapas de cultivo, así como las recomendaciones para el abono, riego y poda de cada parcela que se analizará.

Otra tecnología que está muy en boga y que se aplica a los viñedos en el Big Data. Son una serie de soluciones inteligentes en las que se instalan varios sensores en las explotaciones agrícolas que lo que hacen es vigilar en tiempo real como se encuentran los cultivos y todo esto se combina con una serie de datos que se obtienen con la información a nivel climatológica y catastral a nivel público.

Los datos se recogen en tiempo real y pueden consultarse a través de dispositivos móviles, SMS, o a través de la aplicación web.

El campo tecnológico no se centra únicamente en el cultivo de la Vidal como tal, puesto que en las fases de fermentación y de envejecimiento del vino, han aparecido procesos de lo más innovadores. En Estados Unidos la bodega Palmaz Vineyard ha conseguido desarrollar un tanque en el cual se fermenta a la uva. Esta tecnología se le llama sono-densitometría y sirve para la detección de los factores de riesgo que afectan al vino de forma preventiva antes de que pasen a ser problemas sin solución.

Estamos ante un sector que sin duda está digitalizándose a pasos agigantados, lo que subraya lo importante que es ir ganando en productividad y que se reduzcan los costes en cuanto a gestión como dos de las principales prioridades que tienen las bodegas en cuestión.

Otra empresa como Idiogram ha conseguido crear un sistema especialmente centrado en el sector del vino, llamado Wine Strategy, mediante el cual las bodegas pueden informarse en tiempo real de todas las novedades tecnológicas, tanto en los procesos como en los productos o incluso hasta en los envases.

Llegan incluso a detectarse una serie de oportunidades a tiempo real en cuanto a la venta y distribución, al igual que en los cambios legislativos a nivel de todo el planeta. La información siempre ha sido importante, pero actualmente vale realmente oro y los avances tecnológicos son los que permiten que las bodegas que cuenten con una mayor información van a ser las que tengan una mayor competitividad.

Muchos dicen que esto no ha hecho más que comenzar y que la inteligencia artificial hará que todo esto avance incluso más rápido de lo que pensamos, pero esto de momento son especulaciones y no certezas.  Mientras tanto, disfrutemos de los avances que de forma progresiva vamos viendo en el sector del vino, que no son pocos.