Garantiza la calidad de vida de tus becarios

26 mayo, 2017
Garantiza la calidad de vida de tus becarios

Garantizar el futuro de una profesión aportando por futuras promesas es fundamental en todos los gremios de nuestra sociedad. Los becarios y todas aquellas personas que trabajan con un contrato en prácticas son igualmente importantes para ella y también para la empresa para la que trabajan, pues descongestionan la carga de trabajo del resto de la plantilla y poco a poco van adquiriendo una experiencia que les permite diferenciarse del resto de sus compañeros.

Desde el punto de vista del empresario es importante cuidar al becario, una práctica que se está perdiendo en la actualidad debido al nefasto trato que reciben de parte de algunas personas y de las asfixiantes condiciones laborales en las que se encuentra este colectivo. El becario es un trabajador más, y si le mantenemos feliz y contento se convierte automáticamente en un trabajador productivo.

Bajo los principios de esta filosofía he regido siempre mi empresa, una fábrica dedicada a la producción, distribución y venta de ropa para hombre y mujer. Cada año, hacia el mes de febrero y hasta el mes de junio, suelo contratar a uno o dos becarios dedicados a la Administración y Dirección de Empresas de alguna universidad madrileña para que hagan las prácticas con nosotros. De esta manera la carga de trabajo que manejamos está más repartido durante esos meses y ofrecemos una primera experiencia laboral para muchos jóvenes.

Desde que comenzamos a ejercer esta práctica tuve claro que quería dispensarle a aquellos estudiantes un trato perfecto. Por ello, ‘fichar’ por nosotros conllevaba una serie de ventajas que nos convertían en la principal alternativa para muchos de los estudiantes que ya estaban a punto de iniciar su periodo de prácticas. Una de esas ventajas consistía en la obtención de una plaza gratuita (pagada por nosotros) en una residencia universitaria mientras trabajasen para nosotros.

En este punto había que apostar por la calidad. Por eso, desde la Dirección de nuestra entidad comenzamos a obtener información acerca de número de plazas, servicios y precios de una larga lista de residencias universitarias de la ciudad de Madrid. Después de su estudio y valoración, la relación entre calidad y precio de la Institución del Divino Maestro nos parecía la mejor sin lugar a dudas.

En una residencia como aquella a los estudiantes no les faltaría de nada. Dispondrían de un buen número de baños, servicios de limpieza y lavandería, servicio de comedor de lunes a sábado, conexión a internet, biblioteca, gimnasio… lo más completo que se puede encontrar en la ciudad. Y a un precio que a nosotros no nos hacía desembolsar una cantidad de dinero demasiado elevada. En resumidas cuentas, era un lugar ideal.

Los chavales, agradecidos y comprometidos

Suele ocurrir que, cuando se muestra un interés real y sincero por un trabajador, éste responde dando todo lo que tiene. En nuestro caso sucede eso en el cien por cien de los estudiantes que comienzan a formarse aquí. Muchos ni siquiera se creen el tipo de contraprestación que les damos y, como resultado, se dejan la piel para sacar adelante el día a día de la empresa.

Se muestran agradecidos y eso les hace comprometidos y productivos. Este es otro de los secretos para mantener la gran unión y el buen ambiente que se vive entre los trabajadores de la entidad, algo indispensable para que el negocio funcione y se trabaje de una manera activa y conjunta.

En cuanto a su vida lejos de la oficina, los estudiantes se muestran encantados. Durante los dos años que llevo teniendo convenio con diferentes universidades de la Comunidad de Madrid, nadie me ha trasladado una queja acerca de la Institución del Divino Maestro. De hecho, me encargo de elaborar un test en el que hago que los estudiantes valoren el servicio que ofrece la residencia y ninguno de ellos dice nada malo del trato que reciben allí. Más bien todo lo contrario.

Este es el modo de hacer las cosas en nuestra empresa. No sabemos si es diferente o no al realizado por otras entidades, pero lo que sí tenemos claro es que queremos lo mejor para la gente que trabaja con nosotros, sean becarios o no.