El ajo, un pilar del sector agrario español

2 agosto, 2018
El ajo, un pilar del sector agrario español

España tiene la suerte de contar con una inmensa gama de productos y servicios que son típicos de nuestro país y que permiten que buena parte de sus sectores se hayan mantenido rentables durante años, incluso con la crisis económica acuciando a la economía del país. La nómina de esta clase de productos y servicios es tal que muchos y muchas seguro que os estáis preguntando (o lo habéis hecho alguna vez) si vivimos en uno de los países en los que la variedad de productos sea tanta y de tanta calidad.

Uno de esos productos es, sin lugar a dudas, el ajo. España es una referencia a nivel europeo y también desde el punto de vista mundial en lo que tiene que ver con el ajo. Prácticamente ningún país puede hacer sombra a la calidad y a la cantidad de ajo que se lleva a cabo en España. Tanto es así que nuestra nación exporta esta clase de productos a naciones tan diversas y que se encuentran a tanta distancia como Estados Unidos y China. Dos grandes potencias mundiales y que necesitan a España en este apartado.

El sector del ajo en nuestro país está viviendo, además, una época de lo más gloriosa. Un artículo publicado en la página web del Diario de Valladolid hizo referencia, allá por noviembre de 2016, a que el sector del ajo español llevaba unos cuantos meses en racha como consecuencia de los problemas que estaba viviendo el sector en un país como China, del que ya hemos hablado y que, desde el punto de vista de la producción de ajo, también tiene una importancia de lo más notable.

La importancia de España dentro del sector también se puede ejemplificar de otra manera: el número de veces que acuden los representantes del mismo hasta nuestras tierras para abordar cualquier asunto relativo a la gestión o administración del ajo europeo. Por poner un ejemplo, en enero de 2016 estos representantes escogieron una ciudad como la de Toledo para analizar la situación de precios y mercados, según informó durante aquellas fechas el diario El Economista. El porqué de la elección queda más que resuelto.

El sector agrario español, que encierra una variedad de productos que para sí quisieran en muchos otros lugares, países o regiones, ha encontrado en el ajo un auténtico filón económico y laboral. Según los datos que maneja una entidad como Imperio Garlic, el sector no sólo es uno de los puntales del sistema agrario español, sino que además es posible que alcance una expansión todavía mucho mayor de la que ya ha conseguido en los últimos tiempos.

Un alimento esencial en nuestra dieta

Quien se pregunte el porqué del enorme éxito que está teniendo un producto como el ajo tiene una respuesta bastante clara en la dieta que solemos tener en España. El gazpacho, uno de nuestros productos típicos (y más todavía en verano) tiene en el ajo un ingrediente esencial. El cocido madrileño, por ejemplo, también. Las migas, el producto tradicional de La Mancha, también tiene en el ajo a otro puntal. Y es que este producto vale para todo lo que pretendamos elaborar.

La calidad del ajo español y la variedad de usos que éste tiene constituyen las grandes explicaciones acerca de su tremendo impacto económico en España. Las empresas del sector han conseguido sobrellevar la crisis económica con buenos resultados y es ahora cuando están consiguiendo no sólo grandes beneficios económicos, sino también una imagen exquisita y que ya nadie les va a poder arrebatar y que será la base de sus futuras negociaciones.

De cara a los próximos años, nadie puede garantizar absolutamente nada. Los productos que vienen del campo son imprevisibles, pero en el caso del ajo hay que decir que la cosa pinta francamente bien. Las cosechas vienen siendo buenas, abundantes y de calidad. Sólo el clima puede estropear algo el trabajo de tanta gente. Ni siquiera este año, con la enorme cantidad de agua que ha caído, se ha notado un bajón de la producción o de esa calidad. Camino de rosas para este sector. Un sector que está tirando de nuestro campo y de tanta gente.