Déjate asesorar para comprar vivienda

1 diciembre, 2017
Déjate asesorar para comprar vivienda

Si por tu cabeza lleva un tiempo rondando la idea de que va siendo hora de sentar la cabeza, como vulgarmente se dice, y estás pensando en ponerte en serio a buscar casa bien para vivir o para invertir, y a comparar precios, ubicación, calidades, distribución, etc., lo mejor es decantarte por el asesoramiento de una inmobiliaria especialista en la zona, como es Fresno Inmobiliaria para la parte de Madrid.

En Fresno Inmobiliaria cuentan con un equipo de profesionales con más de quince años de experiencia en el sector inmobiliario, con un servicio de asesoría jurídica, administrativa, legal y fiscal para que permite que los buscadores de vivienda se encuentren asesorados en todo momento para dar un paso tan importante y con total eficacia. Esta inmobiliaria cuenta con oficinas situadas en Cobeña o Daganzo, en Madrid y en El Casar (Guadalajara) para lo  que será probablemente la mayor inversión en mucho tiempo del comprador y seguramente la adquisición principal de su vida.

No obstante, aparte de la ayuda de una inmobiliaria, también hay aspectos que podemos tener en cuenta por nosotros mismos a la hora de adquirir una vivienda.

En primer lugar hay tener muy clara la parte económica de la operación. Se debe analizar y considerar con qué presupuesto se cuenta, si se tiene algún dinero ahorrado, si se va a necesitar una operación de préstamo que podría ser personal o hipotecario, en este caso estudiar los tipos de interés fijo o variable, comisiones aplicables, contrapartidas tales como nóminas, seguros, planes de pensiones, cancelaciones anticipadas y de todo ello solicitar un estudio financiero en tres o cuatro entidades bancarias. También se debe calcular a cuánto van ascender los gastos finales teniendo en cuenta todos los pagos que se deberán afrontar, tales como son, los de escrituras notariales de compra e hipoteca, registro de la propiedad, impuestos, comisiones, gestoría, etc.

El siguiente paso será pensar qué necesidades tiene la familia. ¿Va a ser una vivienda para domicilio habitual o será segunda residencia? ¿Se necesitan zonas escolares  o guardería cerca? ¿Es importante tener transporte público cercano? ¿Debemos considerar alguna zona determinada por razones familiares, de trabajo o de negocios? ¿Tiene zonas de ocio, esparcimiento, instalaciones deportivas o parques públicos? ¿Cuenta con centro sanitario, farmacia, tiendas o algún centro comercial cercano? La zona que consideramos idónea ¿es asequible a nuestras posibilidades económicas?

Cuando más nos va a ayudar la inmobiliaria

Es en este punto cuando el asesoramiento de un gestor inmobiliario es sumamente importante, ya que podrán orientarnos en nuestras necesidades y conocen mejor que nadie el mercado inmobiliario, tienen una importante cartera de inmuebles que ofrecer y pueden facilitar la tarea de búsqueda.

Una vez delimitada la zona o zonas donde deseamos adquirir la vivienda, debemos pensar en el tipo de vivienda y los servicios que necesitamos, por ejemplo, si queremos una vivienda unifamiliar, un dúplex, un piso, un apartamento o un estudio, que sea una vivienda a estrenar o de segunda mano. La superficie mínima o el número de habitaciones que desearíamos, las calidades y acabados de la vivienda y la orientación también son importantes, pues una vivienda exterior y orientada al sur siempre es más luminosa y soleada, mientras que una vivienda orientada hacia el interior de una manzana suele ser más silenciosa. Es clave saber si dispone de servicios como calefacción, agua caliente, instalación o preinstalación de aire acondicionado y de qué tipo son, si el sistema el autónomo o está centralizado, si las ventanas y puertas disponen de un buen sistema de aislamiento térmico y acústico como de medida de ahorro de energía.  Un dato importante a tener en cuenta si la vivienda es de segunda mano es si dispone o no de ascensor, y si los accesos al edificio están acondicionados para personas que sufran algún tipo de minusvalía, del mismo modo que si dispone o no de plaza de garaje, si es fácil su acceso, sus dimensiones, si se acceda a esta directamente desde la vivienda y el número de plazas que le corresponden.

Por último, hay comprobar que la vivienda esté libre de cargas, que no tenga embargos ni recibos pendientes y que tenga todas los documentos legales.