Carillas dentales: qué son y cómo elegir la mejor opción

24 septiembre, 2019
Carillas dentales: qué son y cómo elegir la mejor opción

Las carillas dentales son una clase de procedimientos en odontología con un fin restaurador que lo que buscan es enmascarar la superficie que se ve del diente, para así poder corregir diferentes problemas a nivel estético o patológico en los dientes que ocasione la caries dental, diferentes restauraciones que se hayan hecho antes, fracturas, cambios en el color o alteraciones que se hayan hecho en los dientes.

Es un tratamiento indoloro que se hace en las clínicas dentales y donde, como aseguran en Clinicadentalodas.com tiene una gran eficacia y es uno de los tratamientos que más éxito tienen en el sector. Básicamente se pegan potentes sustancias, donde unas láminas de un grosor entre 0,8 y 1,5 milímetros se realiza sobre la superficie de la cara externa del cliente, el cual camufla la pieza dental real, lo que da un aspecto más atractivo, desde el punto de vista estético a nuestra sonrisa.

¿Para que valen las carillas dentales?

Como son unas coberturas dentales, lo que hacen es sustituir, desde el punto de vista visual a los dientes en los que se colocan, por lo que cuando sonreímos, los demás ven carillas y no los que eran los dientes originales.

Estas carillas se pueden usar para cambiar una serie de aspectos visuales en los dientes delanteros y posteriores, usándose las coronas o fundas dentales debido a la mayor robustez.

Clases de carillas dentales

Cubrir fracturas en los dientes

Se produce cuando los dientes están bastante separados entre sí, colocándose las carillas dentales para la cobertura de ese espacio.

Corrección de la forma de los dientes, como cuando los dientes están desalineados respecto a los otros dientes.

Las carillas dentales se utilizan frecuentemente para agrandar los dientes.

Es un tratamiento altamente efectivo para blanquear los dientes, puesto que no se trabaja sobre la pieza dental, solo se cubre con una carilla dental más blanca.

Tipos de carillas dentales

Aunque hay diferentes modelos, los más usados son:

Carillas de composite

Son bastante finas y se fijan en la parte de delante de los dientes. Con ello se permite la corrección de los defectos estéticos pequeños, como pueden ser los espacios dentales o en una mala posición.

Uno de las grandes pegas que tienen esta clase de carillas es su duración, que es menor y suele estar entre los 5 y los 10 años, donde puede que con el tiempo y el uso de alimentos o bebidas, el color del material en el que están realizadas las carillas pueda cambiar. Aunque tienen gran resistencia hay que acudir de forma periódica al dentista para poder mantenerlos, pues es más sencillo que haya una fractura de una carilla de composite que una de porcelana.

Carillas de porcelana

Las carillas dentales realizadas en porcelana se hacen en un laboratorio dental. Suele ser necesarias de dos a tres visitas para colocarlas. Aspecto más estético y son las mejores para casos de decoloración, fracturas, dientes que tengan mala colocación, escasez de espacio o dientes desiguales.

Esta clase de carillas duran más tiempo, pues con un buen cuidado es posible que formen parte de tu sonrisa del orden de entre diez a quince años. Su apariencia es más natural y el color no suele sufrir variaciones de importancia.

Esta clase de tratamiento no va a precisar de revisiones cada cierto tiempo, algo que si sucede en las carillas realizadas de composite.

Como mayores inconvenientes de las carillas dentales de porcelana encontramos un tiempo superior de colocación, donde deberás acudir varios días a la consulta para poder tomar medidas, a lo que se añadirá el tiempo que tardará el laboratorio a la hora de hacer las piezas, siendo el precio más alto y si se rompe, no se podrá reparar, debiendo reemplazar toda la carilla.

Otra desventaja importante a la hora de colocarse es hacer la lima del esmalte del diente original, donde podemos tener casos de gran sensibilidad a nivel dental.

 

Carillas de Zirconio

Sin duda, el zirconio es un material muy utilizado que consigue que sean tan parecidos a nuestros propios dientes que casi no se puedan ni distinguir. Son fabricadas en óxido de zirconio, que también podemos hablar de sus muchos usos en otras aplicaciones médicas, caso de las articulaciones artificiales y donde se conoce por lo mucho que duran y lo resistentes que son. Cuentan con mayor fortaleza que las coronas de porcelana.

Esperamos que después de este repaso, tengas algo más claro en qué consisten las carillas dentales y las prestaciones que nos pueden proporcionar, algo que sin duda hay que tener en cuenta a la hora de valorar para nuestra salud dental.